Skip to Main Content
sample single Alt

Violencia con armas de fuego en los territorios de EE. UU.

This is a translated version of the report “Gun Violence in the US Territories,” which was originally published on February 4, 2022.

Introducción

Uno de los tiroteos ocurrió en la autopista.1 Otro en un centro comunal, donde un joven de 17 años de edad y tres personas fueron baleados y murieron. En el curso de ese fin de semana, 18 personas fueron baleadas y por lo menos nueve murieron.2 

Dos fines de semana más tarde, a unas veinte millas de distancia, hubo dos tiroteos: uno en un centro comercial, donde hubo cuatro heridos y un muerto, y otro que terminó con el arresto del delincuente, quien fue acusado de asalto a mano armada, actos temerarios y posesión de un arma de fuego sin licencia.3 

Para muchos estadounidenses, las historias de estos dos fines de semana son trágicamente familiares. Los medios periodísticos de las principales ciudades de EE. UU. dan cuenta con demasiada frecuencia de la cantidad de cuerpos en estos fines de semana sangrientos, marcados por múltiples tiroteos con consecuencias trágicas. Pero la violencia con armas de fuego no solo ocurre en las grandes ciudades. Las historias de estos dos fines de semana ocurrieron en Puerto Rico y las Islas Vírgenes de EE. UU., donde dos de los niveles más altos de violencia con armas de fuego muchas veces quedan sin reportar. 

La violencia con armas de fuego es un problema singular de EE. UU., y solo está empeorando. En los últimos 10 años, la tasa de mortalidad por armas de fuego ha aumentado casi el 18 %,4 y un promedio de 39.000 estadounidenses han muerto anualmente por violencia con armas de fuego entre 2015 y 2019.5  Más de 45.000 estadounidenses han muerto por violencia con armas de fuego solamente en 2020, marcando el año más letal en décadas,6 y las proyecciones para 2021 sugieren que las tasas de violencia con armas de fuego han seguido creciendo.7  

La tasa de mortalidad por armas de fuego en EE. UU. es sorprendentemente alta, más de 11 veces mayor que la de otros países de altos ingresos.8 EE. UU. también es responsable por casi el 15 % de todas las muertes por armas de fuego del mundo, a pesar de tener solo un cuatro por ciento de la población mundial.9 Esta creciente epidemia ha llamado mucho la atención en los 50 estados. Pero los dos fines de semana mencionados anteriormente no ocurrieron en estados de EE. UU., sino en dos territorios de Estados Unidos que pocas veces aparecen en la conversación nacional. 

La violencia con armas de fuego se ha convertido en un evento demasiado común en Puerto Rico, donde la tasa de mortalidad por armas de fuego fue 1,7 veces mayor que la de los 50 estados en 2018, el año más reciente para el cual hay datos disponibles.10 Las Islas Vírgenes de EE. UU. (US Virgin Islands, USVI) también han experimentado niveles exorbitantes de violencia con armas de fuego. En 2020, el archipiélago11 sufrió una tasa de homicidio con armas de fuego de 50 por 100.000,12 8.5 veces mayor que la de los 50 estados.13  

Puerto Rico y las USVI son dos de los cinco territorios permanentemente habitados de EE. UU., además de la Mancomunidad de las Islas Marianas del Norte (Commonwealth of the Northern Mariana Islands, CNMI), Guam y Samoa Americana. Mientras que Puerto Rico y las USVI experimentan tasas drásticamente altas de violencia con armas de fuego, de acuerdo con los datos disponibles, los territorios del Pacífico -Guam, CNMI y Samoa Americana- parecen tener tasas relativamente bajas de violencia con armas de fuego.14  

Las tasas de muerte por armas de fuego en Puerto Rico y las USVI superan las tasas de todos los 50 estados continentales. Estas tasas están alimentadas en gran parte por el tráfico de armas y el uso de armas de fuego ilegales. En 2020, las USVI fueron el segundo mayor importador de armas de fuego recuperadas por las fuerzas del orden en todos los estados y territorios.15 En Puerto Rico, solo el 13 % de las armas de fuego que recuperadas por las fuerzas del orden fueron vendidas allí, mientras que en los 50 estados, en promedio, el 66 % de las armas de fuego recuperadas por las fuerzas del orden y rastreadas por el Negociado de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) fueron vendidas originalmente en ese estado.16  

Los políticos y activistas han ignorado por mucho tiempo el problema de la violencia con armas de fuego y tráfico de armas en estos lugares. Este informe intenta resaltar la creciente epidemia de violencia con armas de fuego en Puerto Rico y las USVI, y hace recomendaciones para abordar esta crisis. 

Una nota sobre los territorios de EE. UU.

Debido a la relación históricamente colonial entre el gobierno federal y los territorios, algunos residentes de estas áreas siguen refiriéndose a ellas como colonias de EE. UU. Conforme a las pautas del gobierno federal, este informe usará el término “territorio” para describir todas las áreas bajo jurisdicción de EE. UU.17 Los residentes de estos territorios son ciudadanos estadounidenses, excepto los de Samoa Americana.18 Para que quede claro, este informe también usa la frase “50 estados” para referirse a los 50 estados y Washington DC, excluyendo los territorios de EE. UU.

Metodología

Para determinar la tasa y el número de muertes por armas de fuego en los 50 estados, en general nos basamos en los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). No obstante, los CDC no publican datos sobre muertes por armas de fuego en los territorios de EE. UU. Por lo tanto, para describir la magnitud de la violencia con armas de fuego, tanto en los 50 estados como los territorios, las cifras de este informe se originan en una combinación de artículos de investigación académica, el gobierno federal, los gobiernos territoriales y datos recopilados localmente. 

La falta de datos recientes y coherentes en las USVI y Puerto Rico se debe a una serie de factores. Tanto las USVI como Puerto Rico carecen de fondos para recopilar datos completos de mortalidad, y algunas de las fuentes que consultamos usan definiciones distintas para distintos tipos de mortalidad.19 Además, el huracán María en 2017 afectó seriamente la capacidad de ambos territorios para recopilar con exactitud los datos de mortalidad. 

Para suplementar la falta de datos de mortalidad confiables y actualizados, realizamos entrevistas con las partes interesadas en ambos territorios.20 En las USVI, hablamos con individuos que trabajan actualmente para el gobierno federal como también ex funcionarios federales que trabajaron en las islas. Sin embargo, no pudimos identificar otros expertos que trabajaron en el tema de prevención de violencia con armas de fuego en las islas. En Puerto Rico, hablamos con una serie de miembros de la comunidad, investigadores y funcionarios federales que han trabajado de alguna manera en la prevención de violencia con armas de fuego. 

Estas conversaciones nos ayudaron a comprender mejor el contexto social, político e histórico que rodea la violencia con armas de fuego en las USVI y Puerto Rico, y guiaron nuestros esfuerzos por describir el alcance de la violencia con armas de fuego en estos dos territorios.

MEDIA REQUESTS

Our experts can speak to the full spectrum of gun violence prevention issues. Have a question? Email us at media@giffords.org.

Contact

Islas Vírgenes de EE. UU.

Las USVI han sido súbditas de una serie de potencias coloniales en el curso de su historia. Los holandeses colonizaron las islas en el siglo XVII y las usaron como centro de comercio, principalmente de azúcar, tabaco, algodón y ron. El comercio de esclavos holandés también giró en torno a las Islas Vírgenes y la mayor parte de la población del archipiélago desciende de personas africanas esclavizadas. 

Más adelante, los ingleses y españoles también colonizaron y tomaron posesión de parte de las Islas Vírgenes. Los holandeses vendieron su parte -lo que hoy son las Islas Vírgenes de EE. UU.- a Estados Unidos en 1917 por $25 millones de dólares en oro.21 Diez años más tarde, EE. UU. concedió la ciudadanía a los residentes de las USVI, y el territorio obtuvo el derecho a gobernarse a sí mismo con la Ley Orgánica de 1936, formando un gobierno propio en 1954.22  

En la última década, la población de las USVI ha disminuido drásticamente. Mientras que en 2010 había aproximadamente 106.000 personas que vivían en las islas,23 según el censo de 2020 solo quedan 87.000 personas en las USVI hoy en día.24 

Leyes sobre armas de fuego en las USVI

Conforme a la ley de las USVI, se requiere una licencia para poseer un arma de fuego25 o munición.26 Para recibir esta licencia, un individuo tiene que presentar una solicitud ante el comisionado policial de las Islas Vírgenes.27 

Hay una serie de condiciones que impiden que una persona obtenga una licencia de arma de fuego, como:28 

  • Condena anterior por un delito que conlleva una pena de más de un año en prisión
  • Ser fugitivo de la justicia
  • Adicción a una sustancia controlada
  • Una determinación de un tribunal de que una persona tiene ciertas afecciones de salud mental, o que ha sido internada previamente en un establecimiento de salud mental
  • Estado inmigratorio indocumentado
  • Baja deshonrosa de las Fuerzas Armadas
  • Haber renunciado a la ciudadanía
  • Ciertas órdenes de restricción dictadas por un tribunal
  • Condena anterior por un delito menos grave de violencia en el hogar

Además de los motivos que descalifican a una persona para solicitar una licencia, el comisionado no puede dar una licencia a cualquiera que haya sido condenado por un delito enumerado de violencia29 o una violación de cualquier “ley sobre narcóticos o ’drogas dañinas’”; aquellos que tienen una enfermedad mental grave;30 aquellos que son adictos a alcohol, narcóticos u otras drogas; o aquellos que han contravenido las leyes sobre armas de fuego en las Islas Vírgenes en el pasado.31 Las leyes de las USVI también prohíben al comisionado dar una licencia a una persona “que el comisionado considere inapropiada por razones justificadas”.32 

Las Islas Vírgenes limitan la portación de armas de fuego a aquellos que las necesitan para sus responsabilidades oficiales, como los miembros de las Fuerzas Armadas, oficiales federales, ciertos contratistas federales, las fuerzas del orden y agentes correccionales, o aquellos que han recibido una licencia para portar armas.33 

Para poder portar un arma de fuego oculta en forma permanente, un solicitante tiene que demostrar una de las siguientes condiciones:34 

  • Experiencia en el uso de armas de fuego mediante la participación en competencias de tiro organizadas o servicio militar en la actualidad
  • Que el solicitante sea un instructor de armas de fuego certificado
  • Comprobante de baja honrosa de una rama de las Fuerzas Armadas de EE. UU., con cualificación para el uso de armas de fuego obtenida en los 10 años previos a la solicitud, o que el solicitante sea un agente del orden retirado de una agencia del orden de las USVI
  • Haber completado un entrenamiento en armas cortas en los últimos 10 años

Una evaluación de leyes en los 50 estados que tienen requisitos similares para la posesión y portación de armas de fuego encontró una relación con las reducciones en los homicidios con armas de fuego.35No obstante, las leyes sobre armas de fuego en el archipiélago han sido socavadas por la alta tasa de tráfico ilegal de armas. Las investigaciones han demostrado que los estados con leyes más estrictas de armas de fuego son más pasibles de tráfico delictivo de armas de fuego proveniente de estados con leyes más débiles.36 Como se indica más adelante en el informe, una gran proporción de armas de fuego recuperadas por las fuerzas del orden en las USVI fueron vendidas originalmente fuera del territorio. Estas armas de fuego contribuyen a las altas tasas de violencia con armas de fuego en el territorio.

Estado de la violencia con armas de fuego en las USVI

La violencia con armas de fuego es un tema urgente en las USVI. Los investigadores estiman que la violencia con armas de fuego ha crecido casi un 19 % entre 1990 y 2016.37 En 2016, la tasa de homicidio por armas de fuego en las USVI fue siete veces mayor que la tasa en los 50 estados.38 El mismo año, las USVI tuvieron una tasa de mortalidad por armas de fuego mayor que cualquier otro estado, más del triple que Luisiana, que tuvo la tasa más alta de los 50 estados.39

La violencia con armas de fuego tiende a concentrarse en las áreas urbanas. En 2016, ciudades como St. Louis y Baltimore tuvieron tasas de homicidio con armas de fuego cuatro o cinco veces mayor que la tasa nacional. La tasa de violencia con armas de fuego en las USVI es comparable con las de las principales ciudades de EE. UU. Si se la comparara con las grandes ciudades de EE. UU., las USVI tendrían la quinta tasa más alta total de homicidios en 2016.40 

El año más reciente para el que se cuenta con datos confiables, recolectados por el FBI, fue 2016, cuando hubo 34 homicidios con armas de fuego en las USVI.41 Un periódico local, el St. Thomas Source, reportó que casi el 98 % de los homicidios en 2020 fueron cometidos por armas de fuego.42 En 2021, el 93 % de todos los homicidios rastreados fueron cometidos con armas de fuego.43 Si bien estas figuras pueden ser una subestimación, sugieren una tasa de homicidio bruta con armas de fuego de por lo menos 48 homicidios por cada 100.000 residentes.44 No encontramos una fuente confiable de datos para otros tipos de violencia con armas de fuego, como tiroteos no mortales y suicidios cometidos con armas de fuego.

Tráfico de armas de fuego en las USVI

El 22 de marzo de 2021, el Fiscal Federal del Distrito de las Islas Vírgenes acusó a una pareja de St. Croix de haber traficado más de 100 armas de fuego fabricadas ilegalmente, para venderlas en todas las USVI.45 La pareja presuntamente compró $60.000 en piezas y accesorios de armas de fuego de compañías de Carolina del Norte y Florida, las que fueron enviadas a diversos apartados postales en St. Croix. En las USVI, ensamblaron las armas y las vendieron, con la expectativa de que los compradores no las registraran en el Departamento de Policía de las USVI, tal como lo requería la ley.46  

2/3
of Crime guns first sold in states with weak gun laws
Nearly two-thirds of crime guns recovered in states with strong gun laws were originally sold in states with weak gun laws.

Source

Erik J. Olson, et al., “American Firearm Homicides: The Impact of Your Neighbors,” Journal of Trauma and Acute Care Surgery 86, no. 5 (2019): 797–802.

El caso de la pareja de St. Croix es solo uno de casi una docena de casos de tráfico de armas abiertos en las USVI desde 2016. Varios indicadores, como los datos de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF); los informes de medios de comunicación locales; y conversaciones con expertos sugieren que la violencia en las USVI es sustentada en gran parte por armas de fuego importadas del territorio continental de EE. UU. 

Según los datos de origen y recuperación de armas de fuego del ATF, gran parte de las armas son importadas a las USVI. En 2020, las USVI fueron el segundo importador mayor de armas de fuego recuperadas por las fuerzas del orden de todos los estados y territorios.47  

Las altas tasas de tráfico de armas de fuego en las USVI se deben en parte a una tasa baja de compra legal de armas de fuego en el territorio. En 2020, los estados con verificación universal de antecedentes tuvieron, en promedio, una tasa de verificación de antecedente tres veces mayor que las USVI.48 

Las USVI tiene la tasa más baja de compra legal de armas de todos los estados y territorios.49 De todas las armas recuperadas por las fuerzas del orden, solo el 18 % de ellas fueron vendidas en las USVI.50 En comparación, el 66 % de todas las armas de fuego recuperadas por las fuerzas del orden y rastreadas por el ATF fueron recuperadas en el mismo estado donde fueron vendidas originalmente.51  

Los medios locales son muy conscientes del problema de tráfico de armas de fuego en las USVI; el periódico Virgin Island Daily News señaló que “el flujo de armas de fuego ilegales que ingresan” se ha convertido en un “problema crónico”.52 Como las drogas y el tráfico de armas están ligados de cerca en las USVI, la congresista Stacey Plaskett, representante sin derecho a voto de las USVI, ha señalado públicamente que la razón por el crecimiento reciente de violencia con armas de fuego es el tráfico de drogas.53

En entrevistas con el Giffords Law Center, dos ex agentes federales también señalaron que el tráfico de armas es un factor que contribuye a las altas tasas de violencia con armas de fuego y describieron cómo ingresan en el territorio materiales ilícitos, como armas de fuego y drogas, a través del correo, en aviones, barcos y botes.54  

Los análisis de las armas de fuego recuperadas en las USVI respaldan lo que las partes interesadas nos dijeron sobre el tráfico de armas de fuego en las USVI. Entre 2015 y 2019, el ATF recuperó un promedio de 128 armas de fuego por año en las USVI.55 Muchas de las armas de fuego recuperadas en las USVI procedieron del sureste de EE. UU.; un cuarto (26 %) fue comprado en Florida, el estado de origen más común.56

Georgia se colocó en segundo lugar, con un 8 % de todas las armas de fuego recuperadas,57 y Texas se ubicó en el tercer puesto, con un 5 % de todas las armas de fuego recuperadas.58 Florida, Georgia y Texas tienen leyes sobre armas de fuego extremadamente laxas, con una calificación de C-, F y F, respectivamente, en la Tabla anual de puntuación de armas de fuego del Giffords Law Center (Annual Gun Scorecard del Giffords Law Center Scorecard).59 En general, más del 40 % de las armas de fuego recuperadas en las USVI fueron compradas en los últimos tres años.60 Tomadas en conjunto, estas cifras constituyen un fuerte indicador de tráfico de armas.61  

Esfuerzos para combatir la violencia con armas de fuego en las Islas Vírgenes de EE. UU.

En 2020, el Departamento de Justicia (DOJ) de EE. UU. anunció dos iniciativas para prevenir el crimen y la violencia con armas de fuego en las islas: Proyecto Guardián y Proyecto Safe Neighborhoods (Vecindarios seguros).62 Ambas iniciativas son expansiones de los programas nacionales que han sido promocionados por el DOJ como exitosos. El Proyecto Guardián fue lanzado en noviembre de 2019 como un esfuerzo enfocado en las fuerzas del orden para abordar las violencias con armas de fuego. El programa consistió en aumentar la coordinación a lo largo del gobierno para procesar, compartir información, responder a transferencias bloqueadas de armas de fuego debido a problemas de salud mental, e inteligencia sobre armas de fuego usadas en actos delictivos. También pone énfasis en priorizar el procesamiento de intentos de evadir el sistema federal de verificación de antecedentes.63 

El Proyecto Safe Neighborhoods es una iniciativa de reducción de delitos violentos lanzado inicialmente en 2001. Como se ha descrito en un informe anterior del Giffords Law Center, el Proyecto Vecindarios seguros es un programa nacional de subvenciones que frecuentemente ha apoyado esfuerzos rigurosos de supresión en las últimas dos décadas. En los 50 estados, el programa ha provocado un gran crecimiento en el procesamiento por posesión de armas, sin un aumento demostrable en la seguridad pública. La administración Biden-Harris ha publicado recientemente pautas para dirigir los fondos del Proyecto Vecindarios seguros a estrategias comunitarias y no punitivas. 

El sitio web del departamento de policía de las USVI enumera las metas del Proyecto Vecindarios seguros: reducir la tasa de violencia con armas de fuego, aumentar la cooperación comunitaria para combatir delitos relacionados con armas de fuego, utilizar castigos rápidos y certeros, y promover la seguridad y la educación sobre armas de fuego.64  

SUPPORT GUN SAFETY

We’re in this together. To build a safer America—one where children and parents in every neighborhood can learn, play, work, and worship without fear of gun violence—we need you standing beside us in this fight.

Puerto Rico

Como en las USVI, gran parte de la historia de Puerto Rico está marcada por el colonialismo. Cristóbal Colón llegó a Puerto Rico en 1493 y España colonizó el archipiélago poco tiempo después.65 Después de siglos de colonización, España concedió a los puertorriqueños representación en los tribunales españoles y participación política en 1897.66  

No obstante, la conclusión de la guerra entre España y Estados Unidos cambió el poder colonial en Puerto Rico. En 1898, el Tratado de París transfirió el poder sobre Puerto Rico, Cuba, las Filipinas y Guam a los Estados Unidos.67 Inmediatamente después, EE. UU. invadió Puerto Rico, y desde entonces Puerto Rico está bajo control de los Estados Unidos. Desde que EE. UU. asumió el control, Puerto Rico ha ganado diversos grados de autonomía. EE. UU. concedió a los puertorriqueños la ciudadanía mediante la Ley Jones-Shafroth de marzo de 1917, con lo cual Puerto Rico comenzó a participar en el servicio militar obligatorio. EE. UU. entró en la Primera Guerra Mundial un mes más tarde.68  

El archipiélago se convirtió en un Estado Libre Asociado (ELA) de EE. UU. en 1952, y a partir de entonces Puerto Rico tiene el nivel de autonomía que sigue hasta la fecha.69 Después de convertirse en un ELA, la población de Puerto Rico creció en más de un millón de habitantes, un aumento de casi el 50 %. No obstante, después de haber llegado a un pico de 3,8 millones de habitantes en 2000,70 su población ha decrecido paulatinamente. Debido al huracán María de 2017 y otros eventos, hay aproximadamente 3,3 millones de personas viviendo en Puerto Rico en la actualidad, una reducción del 15 % con respecto a 2010.71 Los residentes de Puerto Rico no pueden votar en elecciones presidenciales, y el comisionado residente (representante) electo de Puerto Rico tampoco puede votar sobre legislación en la Cámara de Representantes.

Leyes sobre armas de fuego en Puerto Rico

A lo largo de su historia, Puerto Rico ha promulgado leyes muy rigurosas sobre armas de fuego, algunas de las cuales eran más estrictas que las leyes de cualquiera de los estados. Puerto Rico, como los 50 estados, queda sujeta a las leyes federales sobre armas de fuego. Además, en ciertos momentos de su historia, antes de 2020, para poder obtener un arma de fuego los puertorriqueños tenían que obtener tres declaraciones juradas para una licencia, presentar sus huellas digitales, pertenecer a un club de tiro y pagar un arancel de $125. También tenían que tomar un curso sobre seguridad de armas dentro de 45 días de haber obtenido una licencia. Para poder portar armas ocultas en el archipiélago, los puertorriqueños tenían que pagar hasta $1.000 y peticionar al tribunal para que le otorgue ese derecho.72  

Los estudios realizados sobre políticas similares en los estados de EE. UU. han concluido que son muy eficaces para prevenir la violencia con armas de fuego. No obstante, en los últimos años, la NRA comenzó a organizar a los residentes y activistas para promover una ley nueva menos rigurosa. 

En 2019 se dictó la Ley de Armas de Puerto Rico de 2020, la cual debilitó significativamente las leyes sobre armas de fuego en Puerto Rico. Antes de la nueva ley, los residentes tenían que obtener dos licencias separadas: una de compra y otra para portar armas. Bajo la nueva ley, Puerto Rico permite a los residentes tener un solo permiso para comprar, poseer, portar y/u operar un arma de fuego o munición.73 El nuevo proceso de solicitud es también menos abarcador, y elimina el requisito anterior de tener que presentar referencias de carácter y aptitud, y demostrar que tenían miedo por su propia seguridad. 

Bajo la nueva ley, las licencias de armas de fuego son emitidas por la Oficina de Licenciamiento de Armas, con la presunción de “emisión obligatoria”. La ley de Puerto Rico dispone que la Oficina de Licenciamiento de Armas debe emitir una licencia a un solicitante que satisface los siguientes requisitos:74 

  • Tiene al menos 21 años
  • No fue condenado nunca, ni tiene cargos pendientes, por un delito grave, intento de cometer un delito grave, delito menos grave con ejercicio de violencia, violencia en el hogar, acecho o maltrato de menores75 
  • No ser adicto a sustancias controladas o alcohol
  • No haber sido declarado mentalmente incompetente por un tribunal
  • No haber sido dado de baja en forma deshonrosa de las Fuerzas Armadas o el Negociado de Policía de Puerto Rico
  • No haber participado en actos o haber sido miembro de una organización dedicada a derrocar al gobierno
  • No haber sido objeto de una orden judicial en los últimos doce meses de prohibición de acecho, acoso, amenaza o acercarse a una persona, tal como un compañero íntimo o familiar
  • Ser ciudadano o residente legal de EE. UU.
  • No estar sujeto a una prohibición de armas de fuego bajo la Ley Federal de Control de Armas de 1968

Además, los solicitantes de una licencia de armas tienen que completar una instrucción en el uso y manejo de armas de fuego por medio de un curso aprobado por el Negociado de Policía de Puerto Rico.76 

Después de estos cambios, la cantidad de verificación antecedentes para comprar armas de fuego en Puerto Rico aumentó 134 % entre 2020 y 2021.77

Es más, bajo esta nueva ley, cualquier individuo que ya tenga una licencia de armas tiene permiso automáticamente para portar un arma de fuego oculta, sin tener que obtener una licencia separada de portación.78 Bajo la ley actual de Puerto Rico, los titulares de una licencia de armas solo pueden portar una sola arma de fuego a la vez, y el arma de fuego tiene que estar oculta.79 La portación a la vista en general está prohibida, salvo por parte de las fuerzas del orden u otros individuos autorizados.80 

Si bien la nueva ley de Puerto Rico es más estricta que las leyes de seguridad de armas de muchos estados, las altas tasas de tráfico de armas en el archipiélago socavan la ley y dan impulso a las elevadas tasas de violencia con armas de fuego, que exceden con creces la tasa de muerte por armas de fuego de los 50 estados.

El estado de la violencia con armas de fuego en Puerto Rico

Desde 2000, Puerto Rico ha sufrido por lo menos 600 homicidios por año, con un pico de más de 1.000 homicidios entre 2010 y 2012.81 La mayoría de los años, los homicidios con armas de fuego dan cuenta de por lo menos el 80 % de todos los homicidios.82 En comparación con los 50 estados, la tasa de homicidios con armas de fuego en Puerto Rico se encuentra entre las más altas. No obstante, una falta de fuentes de datos de mortalidad confiables, sistemáticos y disponibles ha entorpecido la comprensión histórica y contemporánea del alcance de la violencia con armas de fuego en el ELA. 

Se han realizado muchos esfuerzos para describir la mortalidad y la violencia en Puerto Rico. Cada fuente disponible cubrió periodos de tiempo ligeramente distintos y utilizó definiciones ligeramente distintas para cada tipo de mortalidad. Además, desde que el huracán María azotó Puerto Rico en 2017, los investigadores han tenido dificultad para contar no solo la cantidad de personas que vive en el archipiélago sino también la cantidad de muertes provocadas por el huracán.83  

Este informe se basa en datos del Sistema de notificación de muertes violentas de Puerto Rico (Puerto Rico Violent Death Reporting System, PRVDRS), ya que proporciona los datos de mortalidad más recientes y detallados, y utiliza las definiciones y prácticas más próximas a las de los CDC para monitorizar las muertes por armas de fuego. El PRVDRS, una extensión del Sistema nacional de notificación de muertes violentas (National Violent Death Reporting System, NVDRS), ha estado trabajando con el negociado de policía de Puerto Rico, los departamentos de salud locales y el Instituto de Ciencias Forenses desde 2015 para coordinar y recolectar todos los datos relacionados con muertes violentas.84

Si bien Puerto Rico tiene una de las tasas más altas de violencia con armas de fuego de EE. UU., dicha violencia exhibe un patrón singular en el archipiélago.85 En los 50 estados, el 60 % de muertes por armas de fuego son suicidios. La tasa de suicidio con armas de fuego en Puerto Rico es muy baja, solo una fracción de todas las muertes por armas de fuego. De hecho, la tasa de suicidio con armas de fuego en Puerto Rico es cinco veces menor que la tasa promedio en los 50 estados.86 Sin embargo, la tasa de suicidio con armas de fuego ha estado aumentando luego del huracán María.87 Según el PRVDRS, la tasa de suicidios con armas de fuego subió un 26 % entre 2017 y 2018.88 

En contraste con la tasa de suicidios con armas de fuego, la tasa de homicidios con armas de fuego en Puerto Rico fue mayor en 2018 que en cualquiera de los 50 estados. La tasa de 19,01 homicidios con armas de fuego por 100.000 fue cuatro veces mayor que el promedio nacional.89Muchos expertos que consultamos confirmaron que, en forma similar a `los patrones de los 50 estados, los homicidios con armas de fuego en el archipiélago se concentraron en las áreas urbanas densas.

Según uno de los estudios, los homicidios están concentrados en las áreas metropolitanas alrededor de la capital, San Juan, y la otra ciudad principal, Ponce.90 En 2016, la tasa de homicidios en San Juan fue más del doble que la tasa de homicidio para todo Puerto Rico.91 Comparada con el resto de las ciudades de EE. UU., San Juan tuvo la quinta tasa de homicidio más alta.92

La violencia de género también ha llamado mucho la atención en el archipiélago. En 2018, el PRVDRS reportó que aproximadamente el ocho por ciento de todas las víctimas de homicidio fueron mujeres.93 En 2020, la Policía de Puerto Rico reportó 5.517 incidentes de violencia en el hogar contra mujeres, más de cinco veces la cantidad de incidentes similares contra hombres.94 Además, una fuente de investigación reportó que Puerto Rico tuvo la mayor cantidad de muertes de personas transgénero de cualquier otro estado o territorio de EE. UU. en 2020.95 

Debido a la gran cobertura periodística de los homicidios contra mujeres y personas trans, en 2021 el gobernador Pedro Pierluisi declaró un estado de emergencia relacionado con la violencia de género.96 Bajo la autoridad del estado de emergencia, el gobernador creó un comité de representantes de varias agencias estatales para investigar y abordar los problemas. Según el personal de una organización feminista, Taller Salud, hasta ahora el comité ha creado protocolos para ayudar a las víctimas de violencia de género y sigue trabajando en otras soluciones.

Factores que impulsan la violencia con armas de fuego en Puerto Rico

Por años, la epidemia de violencia con armas de fuego en Puerto Rico no se reconoció ni se abordó. Si bien las leyes resumidas anteriormente intentan regular la posesión de armas en el archipiélago, el problema ha sido exacerbado por dos factores principales: el tráfico de armas y la corrupción en la vigilancia policial. Además, la falta de financiamiento por parte del gobierno federal de programas de rastreo y prevención de la violencia con armas de fuego en Puerto Rico se tiene que remediar lo más pronto posible.

Tráfico de armas de fuego en Puerto Rico 

El 9 de febrero de 2018, el fiscal federal del distrito de Puerto Rico anunció cargos contra tres individuos que presuntamente traficaron municiones y por lo menos 16 armas de fuego en el curso de los primeros seis meses de 2017.97 Los individuos habían comprado las armas de fuego y las municiones en Florida, las transportaron a Puerto Rico y las vendieron en el archipiélago. El trío vendió varias pistolas, rifles y municiones de varios calibres por un total de $47.300. 

Este caso es solo uno de por lo menos 14 procesamientos por tráfico de armas efectuados por el fiscal federal de Puerto Rico desde 2017. Como con las USVI, las tasas de compra legal de armas son bajas con relación a los 50 estados. Una combinación de estas tasas bajas, conversaciones con expertos en Puerto Rico y los datos de recuperación de armas del ATF indican que el tráfico de armas de fuego ha jugado un papel sustancial en las altas tasas de violencia con armas de fuego en Puerto Rico. 

Antes de la promulgación de la ley de 2020, era bastante difícil comprar legalmente un arma de fuego. Por ejemplo, actualmente hay solo dos armerías con licencia federal por cada 100.000 residentes en Puerto Rico, una tasa más baja que cualquiera de los 50 estados.98  Los estados con verificación universal de antecedentes tuvieron, en promedio, una tasa de verificación de antecedente aproximadamente seis veces mayor que las de Puerto Rico.99  

Como en las USVI, la mayoría de las armas de fuego recuperadas por las fuerzas del orden no fueron vendidas originalmente en el archipiélago. Solo el 13 % de las armas de fuego recuperadas en Puerto Rico fueron vendidas allí, en comparación con un promedio de 66 % de todas las armas de fuego recuperadas por las fuerzas del orden y rastreadas por el ATF.100Puerto Rico está en penúltimo lugar de todas las jurisdicciones rastreadas por el ATF en porcentaje de armas recuperadas por las fuerzas del orden y originadas dentro de la jurisdicción. 

De acuerdo con las investigaciones y conversaciones con expertos (entre ellos un asistente del fiscal federal y dos ex agentes federales, todos los cuales trabajaron o trabajan actualmente en casos de tráfico de armas en Puerto Rico) la mayoría de las armas que ingresan en el archipiélago lo hacen por correo postal o vuelos comerciales. Debido a su estatus de estado libre asociado de Estados Unidos, las personas y paquetes provenientes del territorio continental de Estados Unidos ingresan con relativa libertad en Puerto Rico. 

La gente puede comprar armas de fuego en los 50 estados -frecuentemente en estados con leyes de armas débiles- y ponerlas en paquetes para enviarlas por correo a Puerto Rico. Un experto nos dijo que las armas Glock son las que se trafican más comúnmente porque se pueden convertir fácilmente en armas automáticas una vez que llegan. 

Si bien el Servicio Postal de EE. UU. tiene inspectores postales para impedir el flujo de bienes ilícitos, como las armas de fuego, en Puerto Rico el Servicio de Inspección Postal tiene un gran déficit de personal. Un experto señaló que, como Estados Unidos trata a Puerto Rico como una colonia, el gobierno federal no invierte en forma equitativa para prevenir el tráfico de bienes ilícitos. 

El tráfico de armas por vuelos comerciales es igualmente simple: un individuo puede comprar fácilmente armas en el territorio continental, colocarlas en la maleta como equipaje facturado, declarar presencia del arma al personal de la aerolínea, y volar a Puerto Rico. Según los ex agentes federales que consultamos, las aerolíneas no están obligadas a alertar a las fuerzas del orden sobre la presencia de armas de fuego en sus vuelos. 

Según datos recolectados por el ATF desde 2015 a 2019, la agencia recuperó y rastreó un promedio de 845 armas en Puerto Rico anualmente cuyo origen pudo identificar. De la misma manera que las USVI, casi el 30 % de todas las armas recuperadas durante este periodo fueron compradas en Florida, el estado de adquisición más común. Texas estuvo en segundo lugar, con casi el 24 % de todas las armas recuperadas. Ohio se ubicó en tercer lugar, con casi el dos por ciento de todas las armas recuperadas. Por último, Georgia estuvo en el cuarto puesto, con cerca del uno por ciento de todas las armas recuperadas. Estos cuatro estados tienen leyes de armas sustancialmente más débiles, con lo que los traficantes pueden comprar armas más fácilmente. El Annual Gun Scorecard del Giffords Law Center califica a Florida, Texas, Ohio y Georgia con una C-, F, D y F, respectivamente.

Además del flujo de armas de fuego traficadas hacia Puerto Rico, un experto anotó a otra preocupación: las armas que se pueden ensamblar a partir de piezas, también llamadas armas fantasma. Estas armas, o piezas de armas, requieren que el usuario las termine de ensamblar, frecuentemente mediante un kit que se puede comprar en línea, con instrucciones fáciles. Como estas armas no son vendidas por una armería federal, no tienen números de serie y no se pueden rastrear, lo cual atrae el interés de los traficantes de armas y otros delincuentes. Si bien no se cuenta con datos sobre la preponderancia de estas armas en el territorio, se están usando crecientemente para cometer delitos en los 50 estados, y representan una amenaza seria para una región ya plagada por el tráfico de armas y la violencia con armas de fuego. 

Acción policial en Puerto Rico

Según los fiscales federales, en 2018 una oficial de policía de Puerto Rico vendió ilegalmente su arma de servicio y otra arma que se había robado y que había sido previamente incautada como evidencia judicial. Después presentó una denuncia policial falsa de que su arma de servicio había sido robada en su residencia y que el arma incautada como prueba se la habían robado de su casillero.101  

Este tipo de corrupción es solo un ejemplo de los problemas con la vigilancia policial en Puerto Rico. De acuerdo con conversaciones mantenidas con partes interesadas en el archipiélago, junto con un historial de violencia contra la comunidad y otros actos de mala conducta extrema que se describen a continuación, queda claro que la mayoría de los puertorriqueños no confía en la policía para protegerlos y prestarles servicio. Esto hace que los residentes no se sientan seguros y que haya una alta tasa de violencia, incluyendo violencia con armas de fuego. 

1,100
Civilians fatally shot by law enforcement annually
These shootings by law enforcement disproportionately impact Black and Brown Americans, as well as people suffering from mental illness.

Source

“National Trends,” <i> Mapping Police Violence<i>, last accessed, March 24, 2022, https://mappingpoliceviolence.squarespace.com/nationaltrends.

La académica Marisol LeBrón afirma que gran parte de la falta de confianza actual en la policía se remonta a las políticas de mano dura de comienzos de la década de 1990. A fines de la década de 1980 y comienzos de la década de 1990, Puerto Rico experimentó un gran aumento delictivo. Este crecimiento del delito y la violencia propició una nueva política de “mano dura contra el crimen”.102 Estas políticas de mano dura reforzaron las tácticas policiales draconianas que contribuyeron a la discriminación racial y social de ciertas comunidades y barrios, rotulándolos como dilapidados e infestados de crimen.

Uno de los sellos distintivos de estas políticas fue una orden ejecutiva firmada en 1992 por el entonces gobernador, Pedro Roselló. La orden desplegó la Guardia Nacional en residenciales públicos donde vivían residentes predominantemente negros y pobres.103 Estos residentes sufrieron bajo la vigilancia y el control opresivo de la Guardia Nacional, que actuó en concierto con la fuerza policial del archipiélago. 

Estas iniciativas no solo “promovieron un entorno de brutalidad policial”, sino que también “permitieron tácitamente la proliferación de violencia en comunidades económica y racialmente marginadas”, según LeBrón.104De hecho, en los dos años posteriores a la promulgación de estas políticas de mano dura, los homicidios crecieron un 20 % en Puerto Rico.105 La erosión de confianza en la policía tuvo un impacto duradero, sobre todo por la continuación de los patrones de mala conducta policial a lo largo de la década de 2000.

En 2011, el DOJ publicó un informe titulado “Investigación del Departamento de Policía de Puerto Rico”. El informe documenta la conducta preocupante del Negociado de policía, incluyendo varias contravenciones constitucionales. Además del uso de fuerza excesiva, mala conducta y registros y confiscaciones ilegales, el informe concluyó que el departamento de policía no había orientado a sus oficiales en prácticas policiales seguras, sus programas de capacitación eran insuficientes o inexistentes, y no se supervisaba el cumplimiento de las normas policiales. 

Además, el informe concluyó que los equipos no eran supervisados, las investigaciones internas se demoraban excesivamente, y las unidades tácticas del departamento habían desarrollado subculturas violentas. El informe del DOJ también criticó los intentos disciplinarios del departamento como deficientes y señaló que su sistema de gestión de riesgo era inoperable.106  

Tal como el Giffords Law Center exploró en un informe previo, una relación tensa entre la policía y la gente a quien debe prestar servicio puede dar lugar a tasas más altas de homicidio y a una menor probabilidad de que la gente llame a la policía cuando necesita ayuda. Por ejemplo, en 2011, mientras que las tasas de violencia decrecieron en Chicago, algunos barrios experimentaron picos drásticos de violencia. Los investigadores encontraron que los barrios con bajo nivel de confianza y fe en la policía experimentaron tasas de homicidio más altas.107 En forma similar, en Milwaukee, después de una instancia de brutalidad policial en 2005 contra un hombre de raza negra, las llamadas al 911 de la policía de Milwaukee decayeron en general un 20 %, con un porcentaje aún mayor en la comunidad negra de la ciudad.108

Esfuerzos para combatir la violencia con armas de fuego en Puerto Rico

El Giffords Law Center no pudo identificar ningún programa específico respaldado por el gobierno para prevenir la violencia con armas de fuego, más allá del accionar policial tradicional y estrategias de justicia penal. La única notable excepción, la Ley de Armas de Puerto Rico (2011), establece una campaña educativa del 15 de noviembre al 7 de enero cada año para prevenir muertes no intencionales por armas de fuego.

2x
Increased Risk of homicide with gun access
A key driver of gun violence in the United States is the wide availability of firearms. When a gun is easily accessible, the risk of homicide, suicide, and unintentional shootings rises dramatically.

Source

Andrew Anglemyer, Tara Horvath, and George Rutherford, “The Accessibility of Firearms and Risk for Suicide and Homicide Victimization among Household Members: A Systematic Review and Meta–Analysis,” Annals of Internal Medicine 160, no. 2 (2014): 101–110.

La campaña, denominada “No balas al aire”, trata de que los residentes no disparen sus armas al aire durante la temporada de las fiestas. La ley fue promulgada en reacción a la muerte de una niña pequeña en 2011 debido a una bala perdida disparada al aire.109 Salvo esta campaña y la ley correspondiente, ni el gobierno de Puerto Rico ni el gobierno federal han generado aparentemente ninguna campaña preventiva contra la violencia con armas de fuego desenfrenada en el ELA. 

Una serie de residentes y comunidades de Puerto Rico se han propuesto abordar por sí mismos la epidemia de violencia con armas de fuego en el territorio. Una organización feminista, Taller Salud, ha combatido la violencia con armas de fuego en la ciudad de Loíza desde 2011. Loíza es una comunidad predominantemente negra y de bajos ingresos que ha experimentado históricamente tasas extremadamente altas de violencia con armas de fuego. Según su directora ejecutiva, Tania Rosario Méndez, “el trabajo de Taller Salud confronta la narrativa existente sobre la identidad del negro y afropuertorriqueño, que criminaliza la pobreza y la negritud, y crea un riesgo para los jóvenes negros”.110 

El programa Acuerdo de Paz de Taller Salud utilizó como modelo el programa Cure Violence (Curar la violencia), un programa comunitario de intervención en la violencia iniciado en Chicago y utilizado ahora en docenas de ciudades de Estados Unidos y el resto del mundo. Los programas comunitarios de intervención en la violencia son iniciativas lideradas por la comunidad que trabajan con los individuos que corren el riesgo más alto de ser víctimas o perpetradores de violencia (o ambos). Estos programas pueden utilizar una variedad de estrategias para alcanzar a aquellos que están más involucrados en la violencia con armas de fuego en sus comunidades, construir relaciones y proporcionar servicios sociales de apoyo, resolver conflictos por medios no violentos, como reducir su intensidad y mediar, y trabajar para que la comunidad supere la violencia. Frecuentemente, estas estrategias se cimientan en una metodología de salud pública para prevenir la violencia. De hecho, Méndez dijo que Taller Salud y el programa Acuerdo de Paz “redefinieron la salud para incluir y defender el derecho a una vida libre de violencia”. 

Taller Salud emplea una variedad de tácticas para ayudar a recortar las elevadas tasas de homicidio, como una estrategia de justicia restauradora que incluye la mediación de conflictos, gestión individual de casos, planes de reducción de riesgo, extensión comunitaria y campañas educativas. En una entrevista, la gerente del programa, Zinnia Alejandro, describió estas estrategias diciendo: “Para nosotros, es fundamental encontrar soluciones a problemas…en el marco de la cultura, la idiosincrasia y la situación propiamente dicha”.111  

Con esta metodología de salud pública, Taller Salud ha ayudado a reducir sustancialmente la violencia con armas de fuego en Loíza: en 2011, al comienzo del programa hubo 40 homicidios en la pequeña ciudad,112 una tasa 26 veces más alta que la tasa promedio en los 50 estados.113 No obstante, en 2018 hubo solo nueve homicidios en Loíza, una reducción de casi el 80 % en el número total de homicidios.114  

Si bien Acuerdo de Paz ha sido exitoso, el programa ha sufrido por falta de financiamiento. Como el Giffords Law Center exploró recientemente en un informe que resalta las experiencias de los trabajadores de intervención en la violencia en Chicago, Los Ángeles, Oakland y Baltimore, se necesita desesperadamente un financiamiento sostenido a largo plazo para garantizar la efectividad continua de las soluciones comunitarias a la violencia con armas de fuego. 

Además, la organización March for Our Lives ha creado una división en la Universidad de Puerto Rico en San Juan. La división se propone involucrar a los residentes en la comunidad, y también a los legisladores.115 Tanto Taller Salud como March for Our Lives Puerto Rico demuestran que los puertorriqueños reconocen la epidemia de violencia con armas de fuego y la necesidad de prevenir más muertes. El gobierno federal y de Puerto Rico deberían seguir esta senda y hacer más para ayudar a salvar vidas en el territorio.

TAKE ACTION

The gun safety movement is on the march: Americans from different background are united in standing up for safer schools and communities. Join us to make your voice heard and power our next wave of victories. 

GET INVOLVED

Recomendaciones

La violencia con armas de fuego en las USVI y Puerto Rico ha sido ignorada por demasiado tiempo. Las siguientes recomendaciones representan medidas que el gobierno federal y estatal pueden tomar para prevenir la violencia con armas de fuego y salvar vidas. Estas recomendaciones se hicieron después de nuestras conversaciones con partes interesadas clave; en lo posible se recabó la opinión de expertos locales para su creación. 

Crear sistemas para monitorear la violencia con armas de fuego en todos los territorios de EE. UU. 

Para poder combatir la violencia con armas de fuego en los territorios de EE. UU., hay que introducir sistemas de monitorización adecuada de salud pública para medir el alcance y la naturaleza del problema. Tal como el Giffords Law Center descubrió en el curso de sus investigaciones, ninguno de los territorios de EE. UU. cuenta con datos fácilmente accesibles, actualizados y sistemáticos sobre muertes debido a armas de fuego. 

Como se mencionó anteriormente, los CDC financiaron el Sistema de notificación de muertes violentas de Puerto Rico como parte del Sistema nacional de notificación de muertes violentas en 2016. Los datos de este proyecto fueron citados frecuentemente en este informe, pero solo llegan hasta 2018, o sea que no contamos con datos para los tres años más recientes. Como el proyecto del PRVDRS no ha sido financiado adecuadamente y no cuenta con personal suficiente, los datos sobre violencia con armas de fuego en Puerto Rico son menos completos y más difíciles de acceder que los datos disponibles sobre los 50 estados. 

Específicamente, la falta de datos demográficos, como edad, género, raza/etnia y/o situación socioeconómica, afecta la habilidad de investigadores y activistas para comprender plenamente el alcance de la violencia con armas de fuego y a quiénes afecta más.

Se han realizado esfuerzos recientemente para cerrar esta brecha en los datos. En 2019, el PRVDRS recibió fondos por un año para vincular la información sobre armas de fuego, como los datos de rastreo de armas, con los datos de muertes violentas. Este proyecto puede proporcionar información crucial sobre las armas de fuego legales e ilegales utilizadas en la violencia con armas de fuego en Puerto Rico, y podría ayudar a los investigadores a comprender mejor la naturaleza de los mercados y transacciones de armas ilegales. 

Como el financiamiento para esta investigación vital se agotó después de un año, los tipos de análisis de tendencia y las conclusiones que se pueden derivar son limitados. El gobierno federal debería seguir proporcionando fondos para cerrar esta brecha en los datos y comprender mejor el alcance de la violencia con armas de fuego en el archipiélago. 

Aumentar el financiamiento de programas de intervención de violencia comunitaria

Como en los 50 estados, la violencia con armas de fuego en Puerto Rico se concentra en grandes áreas urbanas como la capital, San Juan, y otras ciudades grandes como Ponce.116 Los programas de intervención de violencia comunitaria ya han demostrado su efectividad en ciudades similares de EE. UU. Como consecuencia del éxito de estos programas, el presidente Biden ha propuesto una inversión de $5.000 millones en estrategias para la prevención de violencia.117 El gobierno federal también debería comprometer fondos para programas como los de Taller Salud en Loíza para ayudar a disminuir las altas tasas de violencia con armas de fuego tanto en las USVI como en Puerto Rico. 

Alentar a los estados a regular mejor sus mercados de armas

El tráfico de armas de los 50 estados a las USVI y Puerto Rico contribuye sustancialmente a las altas tasas de violencia con armas de fuego en ambos lugares. Como se exploró previamente, la mayoría de las armas de fuego recuperadas tanto en Puerto Rico como en las USVI provienen de estados de EE. UU., más frecuentemente de Florida, Georgia y Texas. Las investigaciones han demostrado que una mejor regulación de los mercados de armas conduce a una mayor dificultad para comprar armas en el mercado ilegal.118 

Es menos probable que se transfieran armas de los estados con leyes reguladoras más estrictas a otros estados.119 Otro grupo de investigadores demostró que los estados sin leyes que imponen una verificación de antecedentes exportan armas utilizadas para cometer delitos a otros estados a una tasa 30 % mayor que los estados que sí requieren dicha verificación en todas las ventas de armas.120 Además, después de la promulgación de la Ley de Seguridad de Armas de Fuego de Maryland, el 41 % de las personas que respondieron a una encuesta y que participaban en el mercado negro de armas reportó mayor dificultad para comprar un arma de fuego.121  

Recientemente, la administración Biden-Harris reconoció la necesidad de invertir más recursos para combatir el tráfico de armas y anunció nuevos esfuerzos para recortar el tráfico de armas de fuego entre estados.122 Si bien las acciones anunciadas por la administración serán importantes para parar la violencia con armas de fuego en los estados, hay que tomar más medidas al efecto en las USVI y Puerto Rico. El gobierno federal y los gobiernos estatales, sobre todo en Florida, Georgia y Texas deben colaborar para regular los mercados de armas locales y parar el tráfico de armas de estos estados a los territorios mencionados. El gobierno federal también debería explorar procedimientos de inspección para aumentar la detección de armas de fuego enviadas ilegalmente.

Finalizar la regla del ATF sobre armas fantasma

Además de las armas traficadas hacia las USVI y Puerto Rico, múltiples partes interesadas han apuntado a las armas fantasma como un problema cada vez más alarmante. El ATF propuso recientemente una nueva regla sobre estas armas de fuego imposibles de rastrear, que cambiaría la definición de un arma de fuego para incorporar los componentes que se dejan intencionalmente sin terminar. De esa manera, esas piezas solo se podrían vender después de una verificación de antecedentes, y deberían tener un número de serie.123 La nueva regla ayudaría a reducir el flujo de armas de fuego manufacturadas personalmente, tanto en las USVI como en Puerto Rico. La regla del ATF se tiene que promulgar lo antes posible para que estas armas no sigan alimentando la violencia con armas de fuego en los territorios. 

Conclusión

La epidemia de violencia con armas de fuego en los Estados Unidos sigue ardiendo, incluso en lugares que con frecuencia no forman parte de la conversación. Los activistas y legisladores valientes tienen que pasar a la acción para salvar vidas en Puerto Rico y las USVI, que sufren ambos de tasas excepcionalmente altas de violencia con armas de fuego. Las leyes de armas relativamente estrictas son socavadas por las altas tasas de tráfico de armas provenientes de estados con leyes de armas débiles, particularmente Florida, Texas y Georgia. 

La violencia con armas de fuego no es un problema inextricable y el statu quo no es aceptable. Sabemos cuáles son las soluciones: ha llegado la hora de ponerlas en práctica. Mientras la violencia con armas de fuego sigue subiendo en los 50 estados y los territorios, tenemos que demandar que nuestros líderes actúen con coraje y generen soluciones equitativas para arreglar este problema. 

Para resolver la epidemia de violencia con armas de fuego en las USVI y Puerto Rico, harán falta inversiones gubernamentales y comunitarias a todos los niveles. Esperamos que este informe induzca un nivel de participación mayor, necesario para crear soluciones duraderas que controlen la violencia con armas de fuego y salven vidas.

Agradecimiento especial

Quisiéramos agradecer a todas las partes interesadas y expertos que hablaron con nosotros y aportaron su perspectiva para elaborar este informe, entre ellos: Tania Rosario Méndez, Zinnia Alejandro y el personal de Taller Salud, en particular el personal del programa Acuerdo de Paz, como también Kemuel Delgado-Soto y los integrantes de March For Our Lives Puerto Rico, el Dr. Diego Zavala y su equipo del Sistema de notificación de muertes violentas de Puerto Rico, Javier Naranjo, Ángel Pérez Sánchez, Jean Vidal-Font, Mariana Nacer Elizalde, y la Dra. Marisol LeBrón. 

  1. Miguel Rivera Puig, “Sangriento fin de semana largo,” El Vocero, October 13, 2020, https://www.elvocero.com/ley-y-orden/sangriento-fin-de-semana-largo/article_87ff16b4-0ceb-11eb-b92e-c346ccf19ee8.html.[]
  2. Miguel Rivera Puig, “Fin de semana largo culmina con 15 asesinatos,” El Vocero, October 13, 2020, https://www.elvocero.com/ley-y-orden/fin-de-semana-largo-culmina-con-15-asesinatos/article_f27d6d3e-0d44-11eb-983b-e31f9b4af167.html.[]
  3. Bethaney Lee, “VIPD Condemns Weekend Shootings, Chastises Villa Owners for Parties,” St. Thomas Source, October 26, 2020, https://stthomassource.com/content/2020/10/26/vipd-condemns-weekend-shootings-chastises-villa-owners-for-parties/.[]
  4. La tasa de mortalidad por armas de fuego ajustada por edad subió un 17,8 %, de 10,1 por 100.000 en 2010 a 11,9 por 100.000 en 2019. See Centers for Disease Control and Prevention, Underlying Cause of Death, 1999-2019, 2020, CDC WONDER Online Database, http://wonder.cdc.gov/ucd-icd10.html. Data is from the Multiple Cause of Death Files, 1999-2019, as compiled from data provided by the 57 vital statistics jurisdictions through the Vital Statistics Cooperative Program.[]
  5. Entre 2015 y 2019, casi 39.000 personas murieron por año debido a violencia con armas de fuego. See Centers for Disease Control and Prevention, Underlying Cause of Death, 1999-2019, 2020, CDC WONDER Online Database, http://wonder.cdc.gov/ucd-icd10.html. Los datos acerca de los Archivos de muertes por causas múltiples, 1999-2019, tal como fueron compilados de los datos proveídos por las 57 jurisdicciones de estadísticas vitales a través del Programa de cooperación de estadísticas vitales.[]
  6. Centers for Disease Control and Prevention, Underlying Cause of Death, 1999-2020, 2022, CDC WONDER Online Database, http://wonder.cdc.gov/ucd-icd10.html. Los datos acerca de los Archivos de muertes por causas múltiples, 1999-2019, tal como fueron compilados de los datos proveídos por las 57 jurisdicciones de estadísticas vitales a través del Programa de cooperación de estadísticas vitales.[]
  7. Reis Thebault et al., “2020 was the deadliest gun violence year in decades. So far, 2021 is worse,” The Washington Post, June 14, 2021, https://www.washingtonpost.com/nation/2021/06/14/2021-gun-violence/.[]
  8. Erin Grinshteyn, et al., “Violent death rates in the US compared to those of the other high-income countries, 2015,” Preventive Medicine 123, (June 2019): 20-26, doi: 10.1016/j.ypmed.2019.02.026, https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30817955/.[]
  9. El informe colaborativo de carga de morbilidad por lesiones en 2016 (Global Burden of Disease 2016 Injury Collaborators) (2018) estimó que en 2016 se produjeron aproximadamente 251.000 muertes por armas de fuego en todo el mundo, de las cuales aproximadamente 37.200 se produjeron en EE. UU. Ver The Global Burden of Disease 2016 Injury Collaborators, “Global Mortality From Firearms, 1990-2016,” Journal of the American Medical Association 320, no. 8 (2018): 792-814, doi: 10.1001/jama.2018.10060, https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2698492.[]
  10. En 2018, la tasa de mortalidad bruta por armas de fuego por cualquier causa en Puerto Rico fue de 20,48 por 100.000. La tasa de mortalidad debido a armas de fuego por toda causa en los 50 estados fue de 12,1 por 100.000. See Diego E Zavala-Zegarra, et al., Puerto Rico Institute of Statistics, Violent Deaths in Puerto Rico, 2018, 2020, https://estadisticas.pr/files/Publicaciones/Informe%20Muertes%20Violentas%202018_FINAL.11.30.21.pdf; Centers for Disease Control and Prevention, Underlying Cause of Death, 1999-2019, 2020, CDC WONDER Online Database, http://wonder.cdc.gov/ucd-icd10.html. Los datos acerca de los Archivos de muertes por causas múltiples, 1999-2019, tal como fueron compilados de los datos proveídos por las 57 jurisdicciones de estadísticas vitales a través del Programa de cooperación de estadísticas vitales.[]
  11. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica define un archipiélago como “un área de contiene una cadena o grupo de islas dispersas en lagos, ríos o el océano”. Ver “What is an archipelago?” National Ocean Service, National Oceanic and Atmospheric Administration, https://oceanservice.noaa.gov/facts/archipelago.html.[]
  12. Tasa bruta calculada con información de St. Thomas Source, que reportó que 44 de los 45 homicidios de 2020 fueron cometidos con un arma de fuego. Ver “Homicides 2020,” St. Thomas Source, December 27, 2020, https://stthomassource.com/content/2020/12/27/253161/; US Census Bureau, “2020 Island Areas Censuses: U.S. Virgin Islands,” October 28, 2021, https://www.census.gov/data/tables/2020/dec/2020-us-virgin-islands.html.[]
  13. La tasa bruta de homicidio por arma de fuego en 2020 para los 50 estados fue de 5,9 por 100.000. Ver Centers for Disease Control and Prevention, Underlying Cause of Death, 1999-2020, 2022, CDC WONDER Online Database, http://wonder.cdc.gov/ucd-icd10.html. Los datos acerca de los Archivos de muertes por causas múltiples, 1999-2019, tal como fueron compilados de los datos proveídos por las 57 jurisdicciones de estadísticas vitales a través del Programa de cooperación de estadísticas vitales.[]
  14. Guam, CMNI y Samoa Americana tienen tasas de mortalidad por armas de fuego ajustadas por edad menores que la tasa de 10,6 por 100.000 para los EE. UU. en general: 3,1 por 100.000, 2,8 por 100.000 y 1,9 por 100.000, respectivamente. Ver The Global Burden of Disease 2016 Injury Collaborators, “Global Mortality From Firearms, 1990-2016,” Journal of the American Medical Association 320, no. 8 (2018): 792-814, doi: 10.1001/jama.2018.10060, https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2698492.[]
  15. La tasa de importación de armas de fuego para las USVI fue de 133,11 por 100.000 en 2020. Solo Washington DC tuvo una tasa de importación de armas de fuego más alta, con 213,52 por 100.000. Ver Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, Number of Firearms Sourced and Recovered in the United States and Territories, 2020, https://www.atf.gov/resource-center/firearms-trace-data-2020.[]
  16. De acuerdo con los cálculos efectuados por el Giffords Law Center, la jurisdicción con menor tasa fue Washington DC, donde solo el cuatro por ciento de armas de fuego recuperadas por las fuerzas del orden fueron vendidas originalmente en el Distrito. Ver Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, Number of Firearms Sourced and Recovered in the United States and Territories, 2020, https://www.atf.gov/resource-center/firearms-trace-data-2020.[]
  17. Ninguno de los territorios tiene derecho a voto en el Colegio Electoral y por lo tanto los residentes de los territorios no pueden votar en las elecciones presidenciales. Además, cada territorio tiene un representante en el Congreso, pero dicho representante no puede votar sobre proyectos de ley en la Cámara de Representantes.[]
  18. Los residentes de Samoa Americana son nacionales de EE. UU. y no ciudadanos. Ver Gabriela Meléndez Olivera, et al., “‘Nationals’ but not ‘Citizens’: How the U.S. Denies Citizenship to American Samoans,” ACLU, August 6, 2021, https://www.aclu.org/news/voting-rights/nationals-but-not-citizens-how-the-u-s-denies-citizenship-to-american-samoans.[]
  19. Por ejemplo, el informe Global Burden of Disease 2016 Injury Collaborators (2018) usó la definición más inclusiva de violencia con armas de fuego, haciendo referencia a todos los códigos de ICD-10 donde estuvo involucrada un arma de fuego, incluyendo las siguientes categorías: violencia interpersonal con arma de fuego, autolesión con arma de fuego, lesión no intencional con arma de fuego, ejecuciones y conflictos policiales, y conflicto y terrorismo. Otros intentos de describir la violencia con armas de fuego usaron distintos criterios de inclusión. El Sistema de notificación de muertes violentas de Puerto Rico utiliza el Sistema nacional de notificación de muertes violentas, que no clasifica homicidios en los que las fuerzas del orden matan a un individuo con un arma de fuego como un acto de terrorismo. Zavala-Zegarra et al. (2012) no incluyó homicidios involuntarios u homicidios por intervención legal si fueron menos de cinco por año. Ver The Global Burden of Disease 2016 Injury Collaborators, “Global Mortality From Firearms, 1990-2016,” Journal of the American Medical Association 320, no. 8 (2018): 792-814, doi: 10.1001/jama.2018.10060, https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2698492; Diego E Zavala-Zegarra, et al., “Geographic distribution of risk of death due to homicide in Puerto Rico, 2001-2010,” Revista Panamericana de Salud Pública 32, no. 5 (2012): 321-329, https://iris.paho.org/handle/10665.2/9250.[]
  20. Todas las entrevistas se realizaron en forma virtual.[]
  21. Chris Woolf, “How a violent history created the US Virgin Islands as we know them,” The World, September 13, 2017, https://www.pri.org/stories/2017-09-13/how-violent-history-created-us-virgin-islands-we-know-them.[]
  22. “U.S. Virgin Islands,” Office of Insular Affairs, US Department of the Interior, last accessed November 18, 2021, https://www.doi.gov/oia/islands/virgin-islands.[]
  23. “Understanding the Population of the U.S. Virgin Islands,” US Census Bureau, 2020, https://www.census.gov/content/dam/Census/programs-surveys/sis/resources/2020/sis_2020map_usvi_k-12.pdf.[]
  24. Steve Wilson, et al., “2020 Population of U.S. Island Areas Just Under 339,000,” October 28, 2021, https://www.census.gov/library/stories/2021/10/first-2020-census-united-states-island-areas-data-released-today.html.[]
  25. 23 V.I.C. §§ 452, 455, 466.[]
  26. 14 V.I.C. § 2256(a).[]
  27. 23 V.I.C. § 455.[]
  28. 23 V.I.C. § 456a(a).[]
  29. Las leyes de las USVI definen delitos específicos, e incluso intentos delictivos, como delitos de violencia descalificadores: “asesinato de cualquier grado, homicidio voluntario, violación, incendio intencional, descarga o apuntar con un arma de fuego, tumulto, secuestro, asalto en primer grado, asalto en segundo grado, asalto en tercer grado, robo a mano armada, hurto, violación de propiedad o latrocinio”. 23 V.I.C. 451(g).[]
  30. No se puede conceder una licencia a “una persona que es manifiestamente psicótica o que tiene otra discapacidad mental, ya sea en forma constante o esporádica, debido a un defecto mental como retraso mental, esquizofrenia u otro defecto agudo alucinatorio o engañoso de la mente, ciertos tipos de epilepsia u otros trastornos convulsivos que hacen que el individuo sea coordinado y móvil pero de mente insana; trastorno bipolar que causa psicosis esporádica y otros trastornos que, en forma constante o esporádica, hacen que una persona claramente no tenga la capacidad de ser consciente y responsable por sus actos”. 23 V.I.C. § 458(b)(1).[]
  31. 23 V.I.C. § 458(a).[]
  32. Id.[]
  33. 23 V.I.C. § 453(a).[]
  34. 23 V.I.C. § 454a(a).[]
  35. Ver Cassandra K. Crifasi, et al., “Association Between Firearm Laws and Homicide in Urban Counties,” Journal of Urban Health 95, no. 3 (2018): 383–390; Alexander D. McCourt et al., “Purchaser licensing, point-of-sale background check laws, and firearm homicide and suicide in 4 US states, 1985-2017,” American Journal of Public Health 110, no. 10 (2020), https://ajph.aphapublications.org/doi/abs/10.2105/AJPH.2020.305822; Michael Siegel et al., “Easiness of Legal Access to Concealed Firearm Permits and Homicide Rates in the United States,” American Journal of Public Health 107, (2017), https://ajph.aphapublications.org/doi/abs/10.2105/AJPH.2017.304057.[]
  36. Ver Sae Takada, et al., “Firearm laws and the network of firearm movement among US states,” BMC Public Health 21, no. 1803 (2021), https://doi.org/10.1186/s12889-021-11772-y; Tessa Collins et al., “State Firearm Laws and Interstate Transfer of Guns in the USA, 2006-2016,” J Urban Health 95, (2018), https://doi.org/10.1007/s11524-018-0251-9.[]
  37. La cantidad estimada de muertes por armas de fuego creció de 19 a 22,6 desde 1990 a 2016 respectivamente en las USVI. Ver The Global Burden of Disease 2016 Injury Collaborators, “Global Mortality From Firearms, 1990-2016,” Journal of the American Medical Association 320, no. 8 (2018): 792-814, doi: 10.1001/jama.2018.10060, https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2698492.[]
  38. Esta comparación fue calculada a partir de una serie de fuentes. 2016 fue el último año en que el FBI publicó el número de homicidios por armas de fuego en las USVI. Según el Informe de crimen en EE. UU. (Crime in the US Report) de 2016, 34 personas murieron por homicidios con armas de fuego en las USVI. Se cometieron en total 40 homicidios. Como no se cuenta con una estimación de población para 2016, calculamos una tasa bruta de homicidios con armas de fuego de 32 por 100.000 utilizando la cantidad de población en las USVI del censo de 2010. La tasa nacional bruta de homicidios con armas de fuego en 2016 fue de 4,5 por 100.000. See “Table 12: Murder by State, Types of Weapons, 2016,” Crime in the United States, Uniform Crime Reporting, FBI, last accessed November 18, 2021, https://ucr.fbi.gov/crime-in-the-u.s/2016/crime-in-the-u.s.-2016/tables/table-12; “Understanding the Population of the U.S. Virgin Islands,” US Census Bureau, 2020, https://www.census.gov/content/dam/Census/programs-surveys/sis/resources/2020/sis_2020map_usvi_k-12.pdf; Centers for Disease Control and Prevention, Underlying Cause of Death, 1999-2019, 2020, CDC WONDER Online Database, http://wonder.cdc.gov/ucd-icd10.html. Los datos acerca de los Archivos de muertes por causas múltiples, 1999-2019, tal como fueron compilados de los datos proveídos por las 57 jurisdicciones de estadísticas vitales a través del Programa de cooperación de estadísticas vitales.[]
  39. De acuerdo con estimaciones del Giffords Law Center en comparación con los datos de los CDC. See Centers for Disease Control and Prevention, Underlying Cause of Death, 1999-2019, 2020, CDC WONDER Online Database, http://wonder.cdc.gov/ucd-icd10.html. Los datos acerca de los Archivos de muertes por causas múltiples, 1999-2019, tal como fueron compilados de los datos proveídos por las 57 jurisdicciones de estadísticas vitales a través del Programa de cooperación de estadísticas vitales.[]
  40. Esta comparación fue calculada a partir de una serie de fuentes. Los datos específicos para las ciudades provienen de The Trace y la tasa de las USVI se basa en cálculos del Giffords Law Center usando las estimaciones decenales de población de 2010. En 2016, 34 de 42 homicidios en las USVI fueron causados por armas de fuego. Ver Francesca Mirabelle and Daniel Nass, “What’s the Homicide Capital of America? Murder Rates in U.S. Cities, Ranked,” The Trace, April, 26, 2018, https://www.thetrace.org/2018/04/highest-murder-rates-us-cities-list/; “Table 12: Murder by State, Types of Weapons, 2016,” Crime in the United States, Uniform Crime Reporting, FBI, last accessed November 18, 2021, https://ucr.fbi.gov/crime-in-the-u.s/2016/crime-in-the-u.s.-2016/tables/table-12; “Understanding the Population of the U.S. Virgin Islands,” US Census Bureau, 2020, https://www.census.gov/content/dam/Census/programs-surveys/sis/resources/2020/sis_2020map_usvi_k-12.pdf.[]
  41. “Table 20: Murder by State, Types of Weapons, 2010,” Crime in the United States, Uniform Crime Reporting, FBI, last accessed November 18, 2021, https://ucr.fbi.gov/crime-in-the-u.s/2010/crime-in-the-u.s.-2010/tables/10tbl20.xls.[]
  42. Calculado con datos del St. Thomas Source, que reportó que 44 de 45 homicidios en 2020 fueron cometidos con un arma de fuego. See “Homicides 2020,” St. Thomas Source, December 27, 2020, https://stthomassource.com/content/2020/12/27/253161/.[]
  43. A enero de 2022, 42 de los 45 homicidios reportados por St. Thomas Source fueron homicidios con armas de fuego. See “Homicides 2021,” St. Thomas Source, last accessed January 3, 2022, https://stthomassource.com/content/2021/01/13/281044/.[]
  44. De acuerdo con los cálculos efectuados por el Giffords Law Center. Ver “Homicides 2021,” St. Thomas Source, October 29, 2021, https://stthomassource.com/content/2021/01/13/281044/; US Census Bureau, “2020 Island Areas Censuses: U.S. Virgin Islands,” October 28, 2021, https://www.census.gov/data/tables/2020/dec/2020-us-virgin-islands.html.[]
  45. US Attorney’s Office, District of the Virgin Islands, “St. Croix Couple Arrested for Firearms Trafficking Involving over 100 Illegally Manufactured Firearms Sold Throughout the U.S. Virgin Islands,” news release, March 22, 2021, https://www.justice.gov/usao-vi/pr/st-croix-couple-arrested-firearms-trafficking-involving-over-100-illegally-manufactured.[]
  46. Id.[]
  47. La tasa de importación de armas de fuego para las USVI fue de 133.11 por 100,000 en 2020. Solo Washington DC tuvo una tasa de importación de armas de fuego más alta, con 213.52 por 100,000. See Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, Number of Firearms Sourced and Recovered in the United States and Territories, 2020, https://www.atf.gov/resource-center/firearms-trace-data-2020.[]
  48. “NICS Firearm Background Checks: Month/Year by State,” FBI, last accessed December 21, 2021, https://www.fbi.gov/file-repository/nics_firearm_checks_-_month_year_by_state.pdf/view; Steven Wilson, et al., “2020 Population of U.S. Island Areas Just Under 339,000,” US Census Bureau, October 28, 2021, https://www.census.gov/library/stories/2021/10/first-2020-census-united-states-island-areas-data-released-today.html.[]
  49. Según datos publicados por The Trace y cálculos efectuados por el Giffords Law Center, la tasa de compra de armas de fuego sin ajustar en las USVI fue de aproximadamente 485 compras por 100.000 en 2020. Esta es la menor tasa de todos los estados y territorios donde existen datos disponibles. Hawái, Guam, Samoa Americana y las CNMI no tenían datos disponibles. Ver Daniel Nass and Champe Barton, “How Many Guns Did Americans Buy Last Month? We’re Tracking the Sales Boom,” The Trace, December 1, 2021, https://www.thetrace.org/2020/08/gun-sales-estimates/.[]
  50. Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, Number of Firearms Sourced and Recovered in the United States and Territories, 2020, https://www.atf.gov/resource-center/firearms-trace-data-2020.[]
  51. Id.[]
  52. Suzanne Carlson, “Illegal guns fueling violence,” Virgin Island Daily News, March 25, 2019, http://www.virginislandsdailynews.com/news/illegal-guns-fueling-violence/article_07f67aa7-2092-5e4b-8ad1-5141a62a3586.html.[]
  53. Congresswoman Stacey Plaskett, “Congresswoman Plaskett Releases Statement on Recent Wave of Gun Violence on St. Croix”, February 28, 2021, https://plaskett.house.gov/news/documentsingle.aspx?DocumentID=3755.[]
  54. Estos dos individuos nos hablaron por voluntad propia y sin representar en ningún momento las agencias previas donde trabajaron, o el gobierno federal.[]
  55. De acuerdo con los cálculos efectuados por el Giffords Law Center. Ver “U.S. Virgin Islands: Data Source: Firearms Tracing System, January 1, 2019 – December 31, 2019,” Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, last accessed December 21, 2021, https://www.atf.gov/file/147351/download; “U.S. Virgin Islands: Data Source: Firearms Tracing System, January 1, 2018 – December 31, 2018,” Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, last accessed December 21, 2021, https://www.atf.gov/file/137276/download; “U.S. Virgin Islands: Data Source: Firearms Tracing System, January 1, 2017 – December 31, 2017,” Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, last accessed December 21, 2021, https://www.atf.gov/resource-center/docs/undefined/viwebsite17183918pdf/download; “U.S. Virgin Islands, January 1, 2016 – December 31, 2016,” Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, last accessed December 21, 2021, https://www.atf.gov/file/119446/download; “U.S. Virgin Islands, January 1, 2015 – December 31, 2015,” Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, last accessed December 21, 2021, https://www.atf.gov/docs/163554-viatfwebsite15pdf/download.[]
  56. Id.[]
  57. Id.[]
  58. Id.[]
  59. Cabe señalar que Florida recibió sistemáticamente una calificación de F en la Tabla de puntuación anual de leyes de armas de fuego del Giffords Law Center, hasta que se promulgó la legislación sobre seguridad de armas de fuego después del tiroteo en Parkland en 2018. Ver “Annual Gun Law Scorecard,” Giffords Law Center, last accessed on November 18, 2021, https://giffords.org/lawcenter/resources/scorecard/.[]
  60. “​​Firearms Trace Data: U.S. Virgin Islands – 2020,” Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, last accessed December 21, 2021, https://www.atf.gov/resource-center/firearms-trace-data-us-virgin-islands-2020.[]
  61. US Department of Justice, Office of Justice Programs, Following the Gun: Enforcing Federal Laws Against Firearms Traffickers, June 2000, https://www.ojp.gov/ncjrs/virtual-library/abstracts/following-gun-enforcing-federal-laws-against-firearms-traffickers.[]
  62. US Attorney’s Office, District of the Virgin Islands, “United States Attorney Shappert Announces USVI Efforts to Address Violent Crime: Project Guardian and Project Safe Neighborhoods,” news release, October 13, 2020, https://www.justice.gov/usao-vi/pr/united-states-attorney-shappert-announces-usvi-efforts-address-violent-crime-project.[]
  63. “About Project Guardian,” Office of the Attorney General, US Department of Justice Archives, May 26, 2021, https://www.justice.gov/archives/ag/about-project-guardian.[]
  64. “Project SAFE Neighborhoods,” United States Virgin Islands Police Department, last accessed November 18, 2021, http://www.vipd.gov.vi/Civilian/Project_SAFE_Neighborhoods.aspx.[]
  65. “Puerto Rico – History and Heritage,” Smithsonian Magazine, November 6, 2007, https://www.smithsonianmag.com/travel/puerto-rico-history-and-heritage-13990189/.[]
  66. Jacqueline N. Font-Guzmán, “Puerto Ricans are hardly US citizens. They are colonial subjects,” Washington Post, December 13, 2017, https://www.washingtonpost.com/opinions/puerto-ricans-are-hardly-us-citizens-they-are-colonial-subjects/2017/12/13/c0f1c700-de9f-11e7-89e8-edec16379010_story.html.[]
  67. Guam sigue siendo un territorio de EE. UU. Ver “Puerto Rico – History and Heritage,” Smithsonian Magazine, November 6, 2007, https://www.smithsonianmag.com/travel/puerto-rico-history-and-heritage-13990189/.[]
  68. Verónica Rivera-Negrón, “Through a Puerto Rican lens: The legacy of the Jones Act,” National Museum of American History, February 28, 2017, https://americanhistory.si.edu/blog/through-puerto-rican-lens-legacy-jones-act.[]
  69. Smithsonian.com, “Puerto Rico – History and Heritage,” Smithsonian Magazine, November 6, 2007, https://www.smithsonianmag.com/travel/puerto-rico-history-and-heritage-13990189/.[]
  70. “Historical Population Change Data (1910-2020),” US Census Bureau, April 26, 2021, https://www.census.gov/data/tables/time-series/dec/popchange-data-text.html.[]
  71. Id.[]
  72. VICE News, “Guns in Puerto Rico: Locked and Loaded in the Tropics,” January 6, 2015, https://www.youtube.com/watch?v=47gxjk6U5CQ.[]
  73. See 25 L.P.R.A. §§ 462a(e), 466b, 466d. Los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Nacional de Puerto Rico están exentos de estos requisitos, como también los agentes del orden, siempre y cuando reciban instrucción en el uso y manejo de armas. 25 L.P.R.A. § 462d.[]
  74. 25 L.P.R.A. § 262a.[]
  75. 25 L.P.R.A. § 462h.[]
  76. 25 L.P.R.A. § 462f.[]
  77. Según los datos del FBI, en Puerto Rico hubo 31.671 y 74.381 verificaciones de antecedentes para la compra de armas de fuego en 2020 y 2021, respectivamente. Ver “NICS Firearm Checks: Month/Year by State,” FBI, last accessed December 21, 2021, https://www.fbi.gov/file-repository/nics_firearm_checks_-_month_year_by_state.pdf/view.[]
  78. See 25 L.P.R.A. § 462a(e).[]
  79. 25 L.P.R.A. § 462a(e)(1).[]
  80. 25 L.P.R.A. §§ 462a(e)(4), 462a(e)(4)(5).[]
  81. “Homicide Monitor,” Igarápe Institute, last accessed November 18, 2021, https://homicide.igarape.org.br/.[]
  82. Id.[]
  83. Fernando I. Rivera, “Puerto Rico’s population before and after Hurricane Maria,” Population and Environment, (July 29, 2020): 1-3, doi: 10.1007/s11111-020-00356-4, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7387120/.[]
  84. El año pasado, el PRVDRS recibió fondos piloto para relacionar homicidios con información sobre el arma de fuego utilizada para cometerlos, incluyendo si fue comprada legalmente; toda alteración realizada a la misma, tal como convertirla para disparar automáticamente; si el arma de fuego fue vinculada con otros homicidios, y datos de rastreo del arma.[]
  85. Nota: no hubo datos de mortalidad para las Islas Vírgenes de EE. UU. disponibles para 2017.[]
  86. En Puerto Rico, la tasa de suicidio bruta con armas de fuego en 2018 fue de 1.4 por 100,000. En todo el país, la tasa de suicidio bruta con armas de fuego fue de 7.5 por 100,000. See Diego E Zavala-Zegarra, et al., Puerto Rico Institute of Statistics, Violent Deaths in Puerto Rico, 2018, 2020, https://estadisticas.pr/files/Publicaciones/Informe%20Muertes%20Violentas%202018_FINAL.11.30.21.pdf; Centers for Disease Control and Prevention, Underlying Cause of Death, 1999-2019, 2020, CDC WONDER Online Database, http://wonder.cdc.gov/ucd-icd10.html. Los datos acerca de los Archivos de muertes por causas múltiples, 1999-2019, tal como fueron compilados de los datos proveídos por las 57 jurisdicciones de estadísticas vitales a través del Programa de cooperación de estadísticas vitales.[]
  87. Nicole Acevedo, “Suicide rates spike in Puerto Rico, five months after Maria,” NBC News, February 20, 2018, https://www.nbcnews.com/storyline/puerto-rico-crisis/suicide-rates-spike-puerto-rico-five-months-after-maria-n849666; David Cordero Mercado, “Continúa en alza la cifra de suicidios en Puerto Rico,” Metro, March 1, 2019, https://www.metro.pr/pr/noticias/2019/03/01/continua-alza-la-cifra-suicidios-puerto-rico.html.[]
  88. Hubo 35 suicidios con armas de fuego en 2017 y 44 suicidios con armas de fuego en 2018, un aumento del 26 %. Ver Diego E Zavala-Zegarra, et al., Puerto Rico Institute of Statistics, Violent Deaths in Puerto Rico, 2018, 2020, https://estadisticas.pr/files/Publicaciones/Informe%20Muertes%20Violentas%202018_FINAL.11.30.21.pdf.[]
  89. La tasa nacional bruta de homicidios con armas de fuego en 2018 fue de 4,3 por 100.000. Ver Diego E Zavala-Zegarra, et al., Puerto Rico Institute of Statistics, Violent Deaths in Puerto Rico, 2018, 2020, https://estadisticas.pr/files/Publicaciones/Informe%20Muertes%20Violentas%202018_FINAL.11.30.21.pdf; Centers for Disease Control and Prevention, Underlying Cause of Death, 1999-2019, 2020, CDC WONDER Online Database, http://wonder.cdc.gov/ucd-icd10.html. Data is from the Multiple Cause of Death Files, 1999-2019, as compiled from data provided by the 57 vital statistics jurisdictions through the Vital Statistics Cooperative Program.[]
  90. Diego E Zavala-Zegarra, et al., “Geographic distribution of risk of death due to homicide in Puerto Rico, 2001-2010,” Revista Panamericana de Salud Pública 32, no. 5 (2012): 321-9, https://iris.paho.org/handle/10665.2/9250.[]
  91. “Homicide Monitor,” Igarápe Institute, last accessed November 18, 2021, https://homicide.igarape.org.br/.[]
  92. En 2016, San Juan tuvo una tasa de homicidio de 43,4 por 100.000. Solo cuatro ciudades grandes de EE. UU. tuvieron tasas de homicidio más altas: St. Louis, MO (61,6 por 100.000), Baltimore, MD (51.7 por 100,000), Detroit, MI (44.2 por 100,000), y Nueva Orleans, LA (44,2 por 100.000). La próxima ciudad después de San Juan fue Cleveland, OH (35,0 por 100.000). Ver “Homicide Monitor,” Igarápe Institute, last accessed November 18, 2021, https://homicide.igarape.org.br/; Francesca Mirabelle, et al., “What’s the Homicide Capital of America? Murder Rates in U.S. Cities, Ranked,” The Trace, September 28, 2021, https://www.thetrace.org/2018/04/highest-murder-rates-us-cities-list/.[]
  93. En 2018, hubo 671 homicidios en Puerto Rico. En 52 de estos homicidios la víctima fue una mujer, lo cual corresponde a aproximadamente el 7.7 % de todos los homicidios violentos. See Diego E Zavala-Zegarra, et al., Puerto Rico Institute of Statistics, Violent Deaths in Puerto Rico, 2018, 2020, https://estadisticas.pr/files/Publicaciones/Informe%20Muertes%20Violentas%202018_FINAL.11.30.21.pdf.[]
  94. Hubo 1,125 incidentes de violencia en el hogar con víctimas masculinas en 2019. Ver “Estadísticas de Violencia Doméstica,” Departamento de policía de Puerto Rico, 2020, https://policia.pr.gov/estadisticas-de-violencia-domestica/.[]
  95. Madison Hall, et al., “2020 was the deadliest year on record for transgender people in the US, Insider database shows. Experts say it’s getting worse,” Insider, April 20, 2021, https://www.insider.com/insider-database-2020-deadliest-year-on-record-for-trans-people-2021-4-.[]
  96. Alexandra Kelly, “Puerto Rico declares state of emergency over explosion of femicides, violence against women,” The Hill, January 25, 2021, https://thehill.com/changing-america/respect/equality/535717-puerto-rico-declares-state-of-emergency-over-explosion-of; Harmeet Kaur, et al., “Puerto Rico declares a state of emergency due to gender-based violence,” CNN, January 25, 2021, https://www.cnn.com/2021/01/25/us/puerto-rico-emergency-gender-violence-trnd/index.html; Adrian Florido, “Puerto Rico’s Governor Declares State Of Emergency Over Gender Violence,” NPR, January 26, 2021, https://www.npr.org/2021/01/26/960855914/puerto-ricos-governor-declares-state-of-emergency-over-gender-violence.[]
  97. US Attorney’s Office, District of the Virgin Islands, “Federal Charges For Weapons Trafficking And Carjacking,” news release, February 9, 2018, https://www.justice.gov/usao-pr/pr/federal-charges-weapons-trafficking-and-carjacking.[]
  98. Según los datos del ATF, y con base en cálculos efectuados por el personal de Giffords, hay 2,1 armerías con licencia federal, es decir establecimientos que pueden vender legalmente armas de fuego, por 100.000 residentes en Puerto Rico. Esta cifra es menor que cualquiera de los 50 estados y los demás territorios. La más cercana es la de Nueva Jersey, con 3,84 armerías por 100.000 residentes. No obstante, Washington DC tiene una tasa de armerías aún menor, con 0,87 por 100.000. Ver “Federal Firearms Listings,” Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, 2021, https://www.atf.gov/firearms/listing-federal-firearms-licensees; “Annual Estimates of the Resident Population for the United States, Regions, States, and the District of Columbia, and Puerto Rico, April 1, 2010 to July 1, 2019; April 1, 2020; and July 1, 2020 (NST-EST2020),” US Census Bureau, last accessed December 17, 2021, https://www.census.gov/programs-surveys/popest/technical-documentation/research/evaluation-estimates/2020-evaluation-estimates/2010s-state-total.html.[]
  99. “NICS Firearm Background Checks: Month/Year by State,” FBI, last accessed December 21, 2021, https://www.fbi.gov/file-repository/nics_firearm_checks_-_month_year_by_state.pdf/view; “Annual Estimates of the Resident Population for the United States, Regions, States, and the District of Columbia, and Puerto Rico, April 1, 2010 to July 1, 2019; April 1, 2020; and July 1, 2020 (NST-EST2020),” US Census Bureau, last accessed December 17, 2021, https://www.census.gov/programs-surveys/popest/technical-documentation/research/evaluation-estimates/2020-evaluation-estimates/2010s-state-total.html.[]
  100. De acuerdo con los cálculos efectuados por el Giffords Law Center. La jurisdicción que se encuentra en último lugar es Washington DC, donde solo el cuatro por ciento de armas de fuego recuperadas por las fuerzas del orden fueron vendidas originalmente en el Distrito. Ver Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives, Number of Firearms Sourced and Recovered in the United States and Territories, 2020, https://www.atf.gov/resource-center/firearms-trace-data-2020.[]
  101. US Attorney’s Office, District of the Virgin Islands, “Former Puerto Rico Police Officer And Associate Indicted And Arrested For Dealing In Firearms Without A License,” news release, November 4, 2019, https://www.justice.gov/usao-pr/pr/former-puerto-rico-police-officer-and-associate-indicted-and-arrested-dealing-firearms.[]
  102. Marisol LeBrón, “They Don’t Care if We Die: The Violence of Urban Policing in Puerto Rico,” Journal of Urban History 46, no. 5 (published online May 1, 2017, issue published September 1, 2020): 2, doi: 10.1177/0096144217705485, https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/0096144217705485/.[]
  103. Id at 6.[]
  104. Id at 3.[]
  105. Id at 11.[]
  106. US Department of Justice, Civil Rights Division, Investigation of the Puerto Rico Police Department, September 5, 2011, https://www.justice.gov/sites/default/files/crt/legacy/2011/09/08/prpd_letter.pdf.[]
  107. David S. Kirk, et al., “Cultural Mechanisms and the Persistence of Neighborhood Violence,” American Journal of Sociology 116, no. 4 (January 2011), doi: 10.1086/655754, https://www.journals.uchicago.edu/doi/10.1086/655754.[]
  108. Matthew Desmond, et al., “Police Violence and Citizen Crime Reporting in the Black Community,” American Sociological Review 81, no. 5 (2016): 857-876, doi: 10.1177/0003122416663494, https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/0003122416663494.[]
  109. “Policía inicia campaña para prevenir disparos al aire en Navidad y Año Nuevo,” WIPR, November 17, 2020, https://wipr.pr/policia-inicia-campana-para-prevenir-disparos-al-aire-en-navidad-y-ano-nuevo/.[]
  110. Entrevista con Tania Rosario Méndez (Taller Salud), August 16, 2021.[]
  111. Entrevista con Zinnia Alejandro (Taller Salud), August 16, 2021.[]
  112. Materiales y datos proporcionados por Taller Salud y archivados en el Giffords Law Center to Prevent Gun Violence.[]
  113. La tasa de homicidios en Loíza en 2011 fue de 133 por 100.000. La tasa nacional bruta de homicidios con armas de fuego en EE. UU. fue de 5,2 por 100,000. Ver Materiales y datos proporcionados por Taller Salud y archivados en el Giffords Law Center to Prevent Gun Violence; Centers for Disease Control and Prevention, Underlying Cause of Death, 1999-2019, 2020, CDC WONDER Online Database, http://wonder.cdc.gov/ucd-icd10.html. Los datos acerca de los Archivos de muertes por causas múltiples, 1999-2019, tal como fueron compilados de los datos proveídos por las 57 jurisdicciones de estadísticas vitales a través del Programa de cooperación de estadísticas vitales.[]
  114. Materiales y datos proporcionados por Taller Salud y archivados en el Giffords Law Center to Prevent Gun Violence.[]
  115. Entrevista con Kemuel Delgado-Soto (March For Our Lives Puerto Rico), March 8, 2021.[]
  116. Diego E. Zavala-Zegarra, et al., “Geographic distribution of risk of death due to homicide in Puerto Rico, 2001-2010,” Revista Panamericana de Salud Pública 32, no. 5 (2012): 321-9, https://iris.paho.org/handle/10665.2/9250.[]
  117. Juana Summers, “$5 Billion For Violence Prevention Is Tucked Into Biden Infrastructure Plan,” NPR, April 1, 2021, https://www.npr.org/2021/04/01/983103198/-5-billion-for-violence-prevention-is-tucked-into-biden-infrastructure-plan.[]
  118. Ver Sae Takada, et al., “Firearm laws and the network of firearm movement among US states,” BMC Public Health 21, no. 1803 (2021), https://doi.org/10.1186/s12889-021-11772-y; David M. Hureau, et al., “The Trade in Tools: The Market for Illicit Guns in High–Risk Networks,” Criminology 56, no. 3 (August 2018): 510-45, https://doi.org/10.1111/1745-9125.12187.[]
  119. Erin G. Andrade, et al., “Firearm laws and illegal firearm flow between US states,” Journal of Trauma and Acute Care Surgery 88, no. 6 (June 2020): 752-9, doi: 10.1097/TA.0000000000002642, https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32102044/.[]
  120. Daniel W. Webster, et al., “Effects of State-Level Firearm Seller Accountability Policies on Firearm Trafficking,” Journal of Urban Health 86, no. 4 (July 2009): 525–37, doi: 10.1007/s11524-009-9351-x, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2704273/; Daniel W. Webster, et al., “Preventing the diversion of guns to criminals through effective firearm sales laws,” Reducing Gun Violence in America: Informing Policy with Evidence and Analysis, (January 2013): 109-21, https://jhu.pure.elsevier.com/en/publications/preventing-the-diversion-of-guns-to-criminals-through-effective-f-3.[]
  121. Cassandra K. Crifasi, et al., “The Initial Impact of Maryland’s Firearm Safety Act of 2013 on the Supply of Crime Handguns in Baltimore,” The Russell Sage Foundation Journal of the Social Sciences 3, no. 5 (October 2017): 128-40, doi: 10.7758/rsf.2017.3.5.06, https://www.jstor.org/stable/10.7758/rsf.2017.3.5.06#metadata_info_tab_contents.[]
  122. The White House, “Fact Sheet: Biden-Harris Administration Announces Comprehensive Strategy to Prevent and Respond to Gun Crime and Ensure Public Safety,” news release, June 23, 2021, https://www.whitehouse.gov/briefing-room/statements-releases/2021/06/23/fact-sheet-biden-harris-administration-announces-comprehensive-strategy-to-prevent-and-respond-to-gun-crime-and-ensure-public-safety/.[]
  123. “Ghost Guns,” Giffords Law Center, last accessed December 17, 2021, https://giffords.org/lawcenter/gun-laws/policy-areas/hardware-ammunition/ghost-guns/.[]